Boca Juniors en la web de hinchas de Boca Juniors.

biografia de diego armando maradona

Crear artículo

Antes de crear un nuevo artículo, accedé al buscador y comprobá que no tenemos el artículo que intentás crear. Si no existe crealo y si ya existe podés editarlo para añadir la información que no tenemos. ¡Gracias!

Denuncia

Por favor indicá el motivo por el que querés denunciar el artículo

Por favor, copiá y pegá el párrafo/s que estás denunciando para localizar el texto dentro del artículo. Gracias.

biografia de diego armando maradona

Enviar a un amigo
Maradona1980.jpg
Nombre Diego Armando Maradona
Apodo El Diez, Pelusa, El Pibe de Oro, Barrilete Cósmico,[1] D10S
Nacimiento 30 de octubre de 1960 (49 años)
Lanús, Provincia de Buenos Aires, Argentina
Nacionalidad Bandera de Argentina Argentina
Posición Mediocampista ofensivo
Estatura 1,66 metros
Partidos internacionales 91
Goles totales 358[2]
Año del debut 1976 (como jugador)
1994 (como entrenador)
Club del debut Argentinos Juniors (como jugador)
Deportivo Mandiyú (como entrenador)
Año del retiro 1997 (como jugador)
Club del retiro Boca Juniors (como jugador)

Diego Armando Maradona (n. Lanús, 30 de octubre de 1960) es un ex futbolista y director técnico argentino apodado El Diez y Pelusa, entre otros.

Es considerado como uno de los mejores jugadores en la historia de este deporte, siendo elegido como el Mejor Jugador del Siglo con el 53,6% de los votos en una votación oficial realizada en el sitio web de la FIFA y obteniendo la tercera ubicación en una encuesta efectuada por los miembros de la Comisión del Fútbol de esa institución y los suscriptores de la FIFA Magazine.[3]

Maradona consiguió importantes logros deportivos tanto con la Selección Argentina como con algunos de los clubes en los que jugó. Con la selección consiguió la Copa Mundial de 1986, el subcampeonato en la Copa Mundial de 1990 y el Mundial Juvenil de 1979. Sus logros más importantes a nivel de clubes los obtuvo jugando para el Nápoles, donde ganó una Copa de la UEFA y los únicos dos scudettos que posee la institución....

En la actualidad, es el Director Técnico de la Selección de fútbol de Argentina.

Sus éxitos deportivos se vieron muchas veces empañados por su adicción a las drogas, que lo afectó tanto en su carrera futbolística, a través de las suspensiones impuestas por diversas federaciones futbolísticas, como en su salud, ya que en varias oportunidades debió ser internado en terapia intensiva debido a afecciones relacionadas con sus adicciones. Además, se vio involucrado en varios hechos judiciales de diversa índole, entre los que se encuentran el arresto en abril de 1991 por posesión de cocaína y la condena, en 1999, a dos años de prisión en suspenso por agredir a varios fotógrafos con un rifle de aire comprimido en 1994.

Entre las diversas actividades que realizó Maradona fuera del campo de juego a lo largo de su vida, se destacan su labor de conductor televisivo, tanto en Italia como en Argentina[4] y su desempeño como vicepresidente de la Comisión de Fútbol del Club Atlético Boca Juniors entre junio de 2005 y agosto de 2006. Asimismo, fue protagonista de gran cantidad de documentales y películas de ficción. Su figura ha sido motivo de las más variadas referencias en la cultura popular argentina y napolitana.

Contenido [ocultar]
  • 1 Carrera deportiva
    • 1.1 Su formación futbolística (1969 - 1976)
    • 1.2 Su comienzo en la Primera División y en la selección argentina (1976 - 1981)
    • 1.3 Boca Juniors y su primer Mundial (1981 - 1982)
    • 1.4 Sus primeros pasos en el fútbol europeo (1982 - 1986)
    • 1.5 Mundial de México (1986)
    • 1.6 La consagración en Nápoles (1986 - 1990)
    • 1.7 La Copa del Mundo y su último año en Italia (1990 - 1992)
    • 1.8 Sevilla FC (1992 - 1993)
    • 1.9 Regreso al fútbol argentino y el Mundial de los Estados Unidos (1993 - 1994)
    • 1.10 La despedida (1994 - 1997)
    • 1.11 Sus años lejos del fútbol profesional (1997 - 2008)
    • 1.12 Regreso a la selección argentina como entrenador (2008)
  • 2 Otras consideraciones
    • 2.1 Reconocimientos y fanatismo
    • 2.2 Afinidades políticas
    • 2.3 Litigios judiciales
  • 3 Clubes
  • 4 Estadísticas
    • 4.1 Como jugador
      • 4.1.1 Clubes
      • 4.1.2 Selección nacional
    • 4.2 Como director técnico
  • 5 Palmarés
    • 5.1 Campeonatos nacionales
    • 5.2 Campeonatos internacionales
    • 5.3 Participaciones en Copas del Mundo
    • 5.4 Distinciones individuales
  • 6 Bibliografía
    • 6.1 Referencias
  • 7 Enlaces externos

Carrera deportiva Su formación futbolística (1969 - 1976) Diego Maradona en 1973.

Diego Maradona nació el 30 de octubre de 1960 en el Policlínico Evita de Lanús. Fue el quinto hijo, y primer varón, del matrimonio entre Diego Maradona y Dalma Salvadora Franco. Se crió en Villa Fiorito, una villa miseria ubicada en el sur del Gran Buenos Aires. Desde los primeros momentos en que jugó a la pelota, se inclinó a la práctica del fútbol ofensivo, criticado por esos años debido al auge del Catenaccio. En particular el éxito creciente que estaba teniendo el Club Atlético Independiente por aquellos tiempos, hizo que eligiera ser "hincha" (fanático) de ese equipo, fanatismo que alcanzaría su punto máximo con la aparición de su referente en los años '70, Ricardo Bochini. Si bien desarrolló su juego en un potrero de Fiorito denominado "Las Siete Canchitas", su primer contacto con el mundo del fútbol se produjo en 1969 cuando realizó la prueba para entrar en las divisiones inferiores del club Argentinos Juniors. Los Cebollitas era el nombre del equipo de la clase 1960, creado por Francisco Cornejo para disputar los torneos "Evita" del año 1973 y 1974, ya que éste no los quiso anotar bajo el nombre de la institución. El equipo ganó ese torneo y el campeonato de la 8ª division en 1974, y el plantel permaneció con Cornejo hasta que cumplieron los 14 años, edad en la que Argentinos podía ficharlos en la Asociación del Fútbol Argentino.

Este equipo, que llegó a conseguir un invicto de 136 partidos,[5] disputó torneos no sólo en la República Argentina, sino en países como Perú y Uruguay. El 28 de septiembre de 1971, con sólo diez años, apareció por primera vez en el diario Clarín. La nota decía que "había un pibe con porte y clase de 'crack'", aunque en la nota lo llamaban "Caradona".[5] También comenzó a ser conocido por los simpatizantes de Argentinos Juniors, ya que durante el entretiempo de los partidos de la Primera División los entretenía haciendo malabares con la pelota. Debido a esta habilidad, fue convocado a uno de los programas de televisión de mayor audiencia,[6] Sábados Circulares.

Además de disputar los partidos con Los Cebollitas, Maradona jugó, con 12 años, algunos partidos para las divisiones inferiores de Argentinos. Para que esto sucediera el entrenador debía mentir sobre su edad, ya que no alcanzaba el mínimo dispuesto por el reglamento, y cuando comenzó a ser conocido en el ambiente debió inscribirlo con otro nombre.[7] Su paso por las inferiores fue muy corto ya que días antes de cumplir los 16 años debutó en el primer equipo de Argentinos Juniors.

Su comienzo en la Primera División y en la selección argentina (1976 - 1981) Maradona durante su debut para la Argentina en un partido contra Hungría en 1977.

Su debut en la Primera División argentina se produjo el 20 de octubre de 1976 por un partido del Campeonato Metropolitano, oportunidad en que su equipo Argentinos Juniors perdió ante Talleres por 1:0 de local. Ingresó, con la camiseta número 16, como reemplazante de Rubén Aníbal Giacobetti al comenzar el segundo tiempo. En la primera jugada que participó le realizó un "caño" (regate por bajo de las piernas) a un adversario, entusiasmando a la hinchada local. En referencia a esa tarde, Maradona dijo: "ese día toqué el cielo con las manos".[8] Al mes siguiente, el 14 de noviembre, convirtió su primer gol en un partido frente a San Lorenzo de Mar del Plata. Esa tarde convertiría otro tanto más, ambos al arquero Rubén Alberto Lucangioli.

El 27 de febrero de 1977, a los 16 años, debutó en la selección argentina en un amistoso jugado en La Bombonera frente al seleccionado de Hungría, reemplazando a Leopoldo Jacinto Luque. Además, el 3 de abril debutó en la selección juvenil que obtuvo malos resultados en el Sudamericano Juvenil disputado en Venezuela ese año. A pesar de haber jugado varios partidos para la selección durante ese año, en 1978 César Luis Menotti no lo convocó para jugar el Mundial de 1978 debido a su juventud. Maradona se encontraba concentrado junto a otros 24 jugadores en un predio ubicado en José C. Paz, utilizado por la Asociación del Fútbol Argentino como lugar de entrenamiento, cuando el 19 de mayo de 1978 Menotti le comunicó que no iba a tenerlo en cuenta para el mundial que se disputaría en la Argentina. Tras esta decepción, se reintegró al plantel de Argentinos que debía jugar contra Chacarita Juniors. En ese partido convirtió dos goles y dio dos asistencias, que sirvieron para el triunfo por 5:0 del equipo de La Paternal. En 1977 designó oficialmente como su representante a Jorge Czysterpiller, quien lo había representado hasta el momento pero sin que los uniera ninguna relación contractual.

Tras el Mundial de 1978, en donde Argentina ganó su primera Copa, Menotti comenzó a preparar a los juveniles para el Mundial que se jugaría al año siguiente en Japón. Para esto organizó varios amistosos con la selección juvenil, y convocó a varios de esos jugadores, entre los que se encontraba Maradona, para jugar en la selección mayor. Su primer gol con la selección mayor lo marcó el 2 de junio de 1979 frente a Escocia en Glasgow, donde Argentina venció al local por 3:1. La selección se clasificó al Mundial junto a Uruguay y Paraguay, en el Sudamericano Juvenil disputado en Montevideo.

El 26 de agosto de 1979 fue el debut del seleccionado en el Mundial Juvenil, frente a Indonesia, que terminó con un triunfo para los argentinos por 5:0. Le siguieron dos triunfos que les permitieron ganar el grupo: 1:0, el 28 de agosto, frente a Yugoslavia y 4:1 frente a la selección polaca el día 30. La selección albiceleste se clasificó a la final tras ganarle en los cuartos de final a Argelia por 5:0, partido en el que no jugó Maradona, y a Uruguay por 2:0 en las semifinales. La final se disputó el 7 de septiembre en Tokio frente a la Unión Soviética, finalizando con un triunfo argentino por 3:1. Maradona había convertido uno de los goles y fue elegido el mejor jugador del torneo.

Jugando con la camiseta de Argentinos Juniors, se consagró el máximo goleador de los torneos Metropolitano 1978, Metropolitano y Nacional 1979, Metropolitano y Nacional 1980. Esto le otorgó un record en el fútbol argentino, es el único jugador que ha conseguido consagrarse goleador del torneo en cinco oportunidades. Además Argentinos consiguió el segundo puesto en el Metropolitano de 1980, cuyo ganador fue River Plate.

Boca Juniors y su primer Mundial (1981 - 1982) Maradona jugando para Boca Juniors, en 1981.

Aunque Maradona ya había recibido anteriormente ofertas para jugar en otros clubes, recién en 1981 se encontraba decidido a abandonar Argentinos Juniors. La oferta más importante la había realizado River Plate, quien además le ofrecía ganar el mismo dinero que el jugador mejor pago del club, Ubaldo Fillol. Sin embargo Maradona quería ser transferido a Boca Juniors, un club que pasaba por una mala situación económica y no se encontraba en condiciones de comprar su pase. Finalmente fue cedido a préstamo por un año y medio a Boca, club que se reservaba la opción de compra.[9]

El contrato se firmó el 20 de febrero y debutó dos días después, nuevamente frente a Talleres. A diferencia de su debut con Argentinos, esta vez se desquitó y, con dos goles suyos, Boca superó a su rival por 4:1. Maradona jugó ese partido infiltrado, ya que durante el último entrenamiento con Argentinos había sufrido una molestia muscular en su pierna derecha. Sin embargo continuó jugando hasta que el 8 de marzo se le detectó un pequeño desgarro, que lo alejó de los estadios hasta el 29 de ese mes. Días después de su recuperación, el 10 de abril, jugó su primer superclásico frente a River, en La Bombonera. El partido se disputó una noche lluviosa y terminó con el triunfo de Boca por 3:0, con dos goles de Miguel Brindisi y uno de gran calidad de Maradona, en el que dejó por el piso a Fillol y Tarantini con sucesivos amagues y gambetas.[10]

En sus primeros meses en Boca, Maradona sufrió varios inconvenientes. En un principio la relación con Silvio Marzolini, al igual que con muchos de los entrenadores que lo dirigieron, no era del todo buena ya que no le brindaba las mismas prerrogativas que poseía en Argentinos, y tenía ciertas exigencias, en cuanto a concentraciones y entrenamientos, que Maradona no soportaba. Además, el equipo sufría presiones de La 12, la barra brava de Boca. En una ocasión, tras empatar cuatro partidos en forma consecutiva, el jefe de la barra José Barritta, apodado El Abuelo, ingresó armado junto a varios integrantes de la hinchada para exigirles mejores resultados.[11]

Maradona en su primer Superclásico, donde convierte frente a Fillol y Tarantini

A pesar de estas presiones, el equipo logró hacer una buena campaña. El 9 de agosto, una fecha antes del final del Metropolitano de 1981, Boca tenía la posibilidad de consagrarse campeón si conseguía un empate frente a Rosario Central, en Rosario. Sin embargo, el partido, en el que Maradona erró un penal, terminó con un triunfo de los rosarinos por 1:0. La revancha sería una semana después frente a Racing Club de local, encuentro que terminó 1:1 y le brindó su único título conseguido en el fútbol argentino.

El Campeonato Nacional de 1981 fue un fracaso, ya que el equipo cayó en los cuartos de final frente a Vélez Sarsfield. Esta mala actuación se debió a la gran cantidad de partidos amistosos que disputaba Boca para mejorar su situación económica, que terminaron agotando a los jugadores. En enero de 1982 se disputó el Torneo de Verano, donde Maradona jugaría sus últimos encuentros en Boca ya que luego debió concentrarse con la selección para el Mundial de España. El último partido fue el 6 de febrero frente a River, el que finalizó con una derrota. Se alejaría de Boca Juniors jugando 40 partidos y convirtiendo 28 goles.

La preparación para la Copa Mundial de Fútbol de 1982 incluyó una concentración de cuatro meses. Antes de comenzar el Mundial, el pase de Maradona al FC Barcelona ya se había concretado, por lo que en Cataluña existía mucha expectativa por el rendimiento del jugador Argentino. Esa misma expectativa existía en la Argentina con la selección, ya que los logros obtenidos en el Mundial anterior y en el Mundial Juvenil entusiasmaban a los fanáticos del fútbol.

El seleccionado argentino debutó el 13 de junio frente a Bélgica, en Barcelona. El primer partido terminó con una derrota por 1:0 en el estadio Camp Nou, en Barcelona. El segundo partido fue un triunfo por 4:1 frente a Hungría, donde convirtió sus dos primeros goles mundialistas. El triunfo por 2:0 frente a El Salvador, por el último partido del Grupo C, significó la clasificación de la selección argentina a la segunda ronda.

La segunda ronda se encontraba constituida, en ese entonces, por una fase de cuatro grupos cuyo ganador clasificaba a las semifinales. El Grupo 3 estaba integrado por la Argentina, Italia, quien se adjudicó el torneo, y Brasil. El primer partido se disputó el 29 de junio, y fue una derrota por 2:1 frente a Italia. El segundo y último partido fue otra derrota por 3:1 frente a Brasil, encuentro en el que Maradona fue expulsado tras pegarle una violenta patada a Batista. De esta forma Argentina fue eliminada del mundial, defraudando las expectativas que existían en el país.[12]

Sus primeros pasos en el fútbol europeo (1982 - 1986)

Tras su participación en la Copa Mundial de Fútbol de 1982 celebrada en España, en la que la Selección argentina se hospedó en Barcelona, se oficializó la venta al Fútbol Club Barcelona. El club pagó 1.200 millones de pesetas por su pase, aproximadamente el 66% del dinero fue para Argentinos y el resto para Boca Juniors,[13] una cifra importante para la época.

El primer partido oficial de Maradona con el Barcelona fue el 4 de septiembre de 1982, donde, pese a que convirtió un tanto, su equipo cayó con Valencia por 2:1. En diciembre de 1982, habiendo disputado 13 partidos de la Liga y marcado 6 goles, se le detectó hepatitis por lo que debió abandonar los campos por tres meses. Se perdió 14 partidos de Liga y las eliminatorias de la Recopa de Europa, en la que el Barcelona, mermado por su ausencia, quedó eliminado. El entrenador alemán Udo Lattek, con el que Maradona había tenido diversas discusiones,[14] fue destituido, y la directiva contrató como nuevo entrenador al argentino César Luis Menotti.

Maradona reapareció el 12 de marzo de 1983, en un partido contra el Betis, pero el Barcelona no pudo ya aspirar a la Liga y sólo consiguió la cuarta posición quedando a seis puntos del campeón, el Athletic de Bilbao. Maradona disputó 20 partidos de liga y anotó un total de 11 goles. Sin embargo, el Barça tuvo un excelente rendimiento en las copas domésticas, ya que el 4 de junio de 1983 ganó la Copa del Rey en Zaragoza frente al Real Madrid por 2:1 con goles de Víctor y Marcos. El 26 de ese mismo mes ganó la Copa de la Liga, también frente al Real Madrid, siendo Diego Maradona el autor de un gol en cada uno de los dos partidos de la final. El gol anotado en el Estadio Santiago Bernabéu, y que supuso la victoria barcelonista, provocó la ovación del público madridista, que reconoció la belleza del gol pese a ser marcado por el conjunto rival.[15] A pesar de la baja de 4 meses a causa de la hepatitis, la temporada 1982/83 se cerró bien, con dos títulos, y Maradona considerado una de las grandes estrellas del fútbol español.

La temporada 1983/84 empezó muy mal para Maradona. El 24 de septiembre de 1983 se enfrentaron en el Camp Nou el FC Barcelona y el Athletic de Bilbao, en el partido correspondiente a la cuarta fecha de la Liga. Vencieron los locales por 4:0 pero, en el minuto 59, Maradona fue retirado en camilla lesionado y con el tobillo de la pierna izquierda roto (fractura del maléolo externo y del ligamento) luego de una dura entrada de Andoni Goikoetxea.

Maradona fue operado en Barcelona por el doctor González Adrió, y pese a que las primeras evaluaciones diagnosticaron un período de recuperación de hasta seis meses, reapareció sólo tres meses y medio después, el 8 de enero de 1984, cuando contribuyó con dos goles a que el FC Barcelona derrotase al Sevilla FC por 3:1. Al final, Maradona sólo pudo jugar 16 partidos aquella temporada, en los que marcó un total de once goles, por lo que no pudo contribuir a que el Barcelona consiguiera el campeonato: quedó tercero.

Sí pudo contribuir, en cambio, a que el FC Barcelona llegase por segundo año consecutivo a la final de la Copa del Rey. Aquella final, sin embargo, supuso el punto final de Maradona en el Barcelona. La misma, disputada en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid el 5 de mayo de 1984, enfrentó al Barcelona con el Athletic de Bilbao, el vigente campeón de Liga, con el que los catalanes mantenían una dura rivalidad. El partido suponía el reencuentro entre Maradona y Goikoetxea, el jugador que lo había lesionado unos meses antes. La final estuvo rodeada de una gran tensión, tanto en los días anteriores del encuentro, con cruce de insultos, como durante el encuentro. Al final, ganó el Athletic de Bilbao por 1:0, pero lo peor llegó al término del encuentro. Cuando el árbitro pitó el final del partido, Maradona agredió al jugador del Athletic Sola. Los jugadores de ambos equipos se trenzaron en una batalla campal, con puñetazos y patadas incluidas, ante los ojos de todos los espectadores y de las principales autoridades españolas que estaban en el palco. Tras el escándalo originado varios jugadores fueron fuertemente sancionados: la Federación Española de Fútbol impuso a Maradona una sanción de tres meses sin poder jugar en las competiciones españolas.

Esa sanción que lo alejaba de los terrenos de juego españoles hasta diciembre de 1984, fue una de las razones que empujaron al presidente del FC Barcelona, Josep Lluís Núñez, a aceptar una oferta del Nápoles italiano para traspasar al argentino. También pesó el sentimiento de injusticia que tuvo Maradona ante la sanción, y su hartazgo respecto a los árbitros y las autoridades futbolísticas españolas. La sensación del jugador de que la directiva del FC Barcelona no lo había defendido en forma suficiente ante la federación española, aumentó el distanciamiento entre Maradona y el presidente Núñez, que anteriormente lo había criticado por considerar que no cuidaba lo suficiente su vida privada, ya que las salidas nocturnas eran una constante en su vida.[16] Años después, Maradona reconoció en su autobiografía Yo soy el Diego, que su marcha al Nápoles también estuvo motivada por motivos económicos, ya que su entonces representante Jorge Czysterpiller había hecho una mala gestión de sus inversiones económicas.[17] Maradona abandonó el FC Barcelona habiendo jugado un total de 58 partidos y marcado 38 goles.

El periodista Jimmy Burns, en la biografía de Maradona titulada La mano de Dios, reveló la agitada vida privada que Maradona había llevado en Barcelona, donde por primera vez tomó contacto con las drogas.[16] En su autobiografía, Maradona confirma que su relación con la droga comenzó en esa época.[18]

La presentación en el Nápoles fue el 5 de julio de 1984, ante un estadio San Paolo repleto.[17] En la temporada anterior el equipo había evitado el descenso por un punto, por lo que los aficionados estaban entusiasmados por la llegada del jugador. El debut en la Serie A se produjo el 16 de septiembre de 1984 contra el Verona, con una derrota por 3:1. El equipo no encontraba el rumbo, en la primera rueda del torneo sólo consiguió 9 puntos. Sin embargo, en la segunda ronda el equipo se recuperó y consiguió 24 puntos más en la liga ganada por el Verona. Maradona consiguió el tercer puesto en la tabla de goleadores, tras convertir 14 goles.

Con el buen desempeño de la temporada 1984/85, los dirigentes se dieron cuenta de que podían pelear el título, por lo que decidieron mejorar la plantilla contratando a jugadores que habían tenido un buen desempeño, como Claudio Garella y Bruno Giordano. En la temporada 1985/86 el Nápoles consiguió la tercera posición en la liga ganada por la Juventus, logrando un lugar en la Copa de la UEFA. Maradona en esta ocasión convirtió sólo 11 goles. En octubre de 1985, Guillermo Cóppola se convirtió en su nuevo representante, en reemplazo de Czysterpiller.

Mundial de México (1986) Interpretación renacentista de la "mano de dios" usada en un grafiti de Helsinki, Finlandia. La va a tocar para Diego, ahí la tiene Maradona, lo marcan dos, pisa la pelota Maradona, arranca por la derecha el genio del fútbol mundial, deja el tendal y va a tocar para Burruchaga... ¡Siempre Maradona! ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio! Ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta... Gooooool... Gooooool... ¡Quiero llorar! ¡Dios Santo, viva el fútbol! ¡Golaaazooo! ¡Diegoooool! ¡Maradona! Es para llorar, perdónenme... Maradona, en una corrida memorable, en la jugada de todos los tiempos... Barrilete cósmico... ¿De qué planeta viniste para dejar en el camino a tanto inglés, para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina? Argentina 2 - Inglaterra 0. Diegol, Diegol, Diego Armando Maradona... Gracias Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por este Argentina 2 - Inglaterra 0.
Víctor Hugo Morales[19]

Tras el Mundial de 1982 se produjeron varios cambios en la selección argentina. El más importante fue el cambio de la dirección técnica, ya que Carlos Salvador Bilardo había reemplazado a Menotti. El segundo fue un cambio en la capitanía: mientras que el capitán representativo durante la era Menotti fue Daniel Passarella, durante la era Bilardo sería Maradona; esta sería una de las razones que, años después, iniciaría una pelea entre ambos. Sin embargo, desde su expulsión en la segunda ronda del mundial, el 2 de julio de 1982, hasta el 10 de mayo de 1985 no disputó ningún partido para la albiceleste, debido a que Bilardo quería armar su equipo con jugadores que se desempeñaban en el fútbol argentino. El regreso, tras casi tres años de ausencia, se produjo en un amistoso contra el seleccionado paraguayo disputado en Buenos Aires, en preparación para las eliminatorias de la Copa Mundial de Fútbol de 1986. El encuentro finalizó con un empate 1:1, con un gol de Maradona.

El grupo en el que Argentina debía conseguir la clasificación estaba compuesto por Venezuela, Colombia y Perú. El debut se produjo el 26 de mayo, en un duro partido contra Venezuela en San Cristóbal. El partido finalizó con una victoria por 3:2, con dos goles de Maradona y uno de Passarella. Le seguiría una victoria contra Colombia por 3:1, el 2 de junio en Bogotá, otra victoria por 3:0 a Venezuela el 9 de junio en Buenos Aires, otra victoria por 1:0 a Colombia el 16 de ese mes, también en Buenos Aires, una derrota por 1:0 frente a Perú el 23 en Lima y un empate en dos goles contra la misma selección en Buenos Aires. Este último partido, jugado el 30 de junio, le permitió a la selección argentina clasificarse a la Copa del Mundo, relegando a Colombia y Perú al repechaje, que finalmente ganaría Paraguay.

Las malas actuaciones durante los partidos de preparación de cara al mundial no generaban entusiasmo en los hinchas argentinos: un empate 1:1 frente a México el 17 de noviembre de 1985; una derrota por 2:0 frente a Francia el 23 de marzo de 1986; una victoria por la mínima diferencia, 1:0, frente al Grasshopper-Club Zürich el 1 de abril; una victoria por 7:2 frente a Israel el 4 de mayo y un empate sin goles frente al Junior de Barranquilla el 15 de ese mes.

El primer partido en el mundial se disputó frente a Corea del Sur el 2 de junio, en el Estadio Olímpico. Fue una victoria por 3:1, con dos goles de Jorge Valdano y uno de Oscar Ruggeri. El segundo partido fue contra los defensores del título, Italia, el 5 de junio en la ciudad de Puebla. El encuentro finalizó 1:1, con un gol de Maradona en el minuto 34 del primer tiempo. El tercer y último partido de la fase de grupos fue contra Bulgaria el 10 de junio, nuevamente en el Olímpico. La victoria por 2:0, un gol de Valdano y otro de Jorge Burruchaga, le permitió obtener la primera posición del Grupo A y clasificarse para octavos de final. Durante esta fase, tanto Maradona como Valdano criticaron a las autoridades de la FIFA por programar partidos al mediodía, pues si bien este horario era funcional a la transmisión televisiva, las altas temperaturas podían afectar la salud de los jugadores.

En los octavos de final debían enfrentarse con Uruguay, el clásico duelo rioplatense, el 16 de junio en Puebla. La selección charrúa se había clasificado como mejor tercero, en el Grupo E, por lo que en un principio parecía un partido accesible a pesar de la presencia de Enzo Francescoli. Sin embargo, Argentina ganó apenas por 1:0, con gol de Pedro Pasculli.

En los cuartos de final debió enfrentarse a Inglaterra, en el partido más recordado de la carrera de Maradona. El partido tenía además connotaciones extrafutbolísticas, ya que cuatro años antes se había producido la Guerra de Malvinas, lo que también produjo incidentes en las tribunas entre simpatizantes argentinos e ingleses.[20] El partido, jugado el 22 de junio en el Estadio Azteca de la Ciudad de México, contó con dos de los goles más recordados en la historia de los mundiales, conocidos popularmente como el Gol del Siglo y La mano de Dios. La Mano de Dios se produjo a los 51 minutos, cuando el defensor inglés Steve Hodge rechaza erróneamente el balón hacia su propio arco y, en una pelota disputada entre Maradona y el arquero inglés Peter Shilton, el jugador argentino levanta su puño izquierdo impactando el balón y convirtiendo el gol. La denominación del gol se debe a las declaraciones realizadas después del partido, cuando al preguntarle si lo había convertido con la mano respondió "yo no la toqué, fue la mano de Dios".[21] En el segundo, elegido en el 2002 como el mejor gol de los mundiales (Gol del Siglo),[22] Maradona partió desde su propio campo y eludió a seis jugadores ingleses (Glenn Hoddle, Peter Reid, Kenny Sansom, Terry Butcher, Terry Fenwick y al arquero Shilton) antes de rematar y convertir el tanto.[23] El triunfo por 2:1, el descuento fue marcado por Gary Lineker, le permitió a la Argentina alcanzar las semifinales.

La semifinal fue el 25 de junio frente a Bélgica, también en el Azteca. Los belgas habían alcanzado esa instancia tras clasificar como mejor tercero en Grupo B, vencer a la Unión Soviética en octavos de final y a España por penales en cuartos. El partido resultó menos complicado de lo esperado: un triunfo por 2:0 con dos goles de Maradona.

La final, jugada nuevamente en el Azteca, fue contra Alemania Federal el 29 de junio. El encuentro comenzó bien para los argentinos, José Luis Brown convirtió el primer gol a los 23 minutos y Valdano amplió la ventaja a los 55. Sin embargo, dos goles de cabeza, uno de Rummenigge a los 74 y otro de Völler a diez minutos del final, empataron el partido. Tres minutos después del gol de Völler, Maradona coloca una asistencia a Burruchaga, quien convierte el tercer y último gol del partido. Con esta victoria por 3:2 Argentina conseguía su segunda Copa del Mundo, y Maradona, como capitán, fue el encargado de levantar la copa. Tras su regreso a Buenos Aires, se reunieron con el Presidente de la República Raúl Alfonsín, y salieron al balcón de la Casa Rosada a saludar a la gente que había colmado la Plaza de Mayo. Gracias a la excelente actuación durante el torneo, Maradona fue galardonado con el Balón de Oro.[24]

La consagración en Nápoles (1986 - 1990)

Al regresar del Mundial, Maradona inició una excelente temporada con el Nápoles. Tras el histórico tercer puesto conseguido la temporada anterior, el equipo se había motivado para superarse. En esa temporada consiguieron el primer scudetto de la institución, y además ganaron la Copa de Italia. Maradona había convertido 10 goles en la Liga y 7 en la Copa, que el Nápoles había conseguido tras ganar los 13 partidos disputados.

Después de conseguir un scudetto y la Copa del Mundo, Maradona se convirtió en uno de los jugadores más importantes del mundo. El empresario Silvio Berlusconi quería incorporarlo al AC Milan, sin embargo Maradona renovó su contrato con el Nápoles hasta 1993, con un sueldo de 5 millones de dólares anuales.[25] Durante esa temporada nacerían dos de sus hijos: Diego, el 20 de septiembre de 1986, y Dalma, el 2 de abril de 1987.

En la cuarta temporada, 1987/88, se sumó al plantel Careca, formando la fórmula "MaGiCa" (Maradona, Giordano y Careca). En los primeros 19 partidos el equipo había conseguido el 87% de los puntos, sin embargo a poco del final el desempeño del equipo comenzó a decaer y una derrota decisiva contra el Milán en el San Paolo, por la fecha 29, fue determinante para que ese equipo consiguiera la liga. El Nápoles se ubicó en la segunda ubicación, a tres puntos del puntero, y Maradona se consagró como goleador con 15 tantos. Muchos acusaron al equipo de vender el torneo, debido a las presiones de quienes manejaban las apuestas clandestinas.[26] Algunos jugadores, y en especial Maradona,[27] fueron relacionados con la camorra, algo que nunca fue probado.

La temporada 1988/89 fue muy exitosa para el Nápoles. Nuevamente consiguieron el segundo puesto en la liga, a 11 puntos del campeón, el Inter de Milán. Sin embargo, el logro más importante llegaría en el plano internacional, al conseguir el primer título internacional del club: la Copa UEFA. La final fue disputada contra el VfB Stuttgart, en el que jugaba Jürgen Klinsmann, los días 3 y 17 de mayo de 1989. El primer partido lo ganó el Nápoles, en el San Paolo, por 2:1, mientras que el segundo finalizó con un empate en tres goles. La alegría también se trasladaría al plano familiar, en mayo de ese año nació su segunda hija: Giannina.

La temporada 1989/90 también fue memorable en la historia del club: el Nápoles conseguiría su segundo scudetto. A dos fechas del final, tanto el Nápoles como el Milan se encontraban en la primera posición con 47 puntos. En esa fecha, la 33º, el Nápoles venció 4:2 al Bologna, mientras que el Milan fue derrotado por 2:1 por el Verona. En la última fecha, aunque sólo debían empatar para quedarse con el título, los azzurri vencieron por 1:0 a la Lazio, consiguiendo el scudetto. Maradona fue el tercer goleador del torneo con 16 goles, detrás de Marco Van Basten con 19 y Roberto Baggio con 17. En diciembre de 1990 consiguieron, además, la Supercopa de Italia tras vencer 5:1 a la Juventus.

La Copa del Mundo y su último año en Italia (1990 - 1992)

Tras el Mundial de México, la selección argentina no había podido mantener la supremacía futbolística. En la Copa América de 1987 había obtenido el cuarto puesto, mientras que en la de 1989 quedó en tercer lugar. A pesar de esto, la selección había arribado al centro de entrenamiento que utilizaría como base en la Copa Mundial de Fútbol de 1990 en Italia, ubicado en las afueras de Roma, con la intención de repetir la actuación anterior.

El debut fue contra Camerún, el 8 de junio en el estadio Giuseppe Meazza de Milán. A pesar de lo esperado, Argentina cayó por 1:0. La recuperación fue el 13 de junio, contra la Unión Soviética en Nápoles. Gracias a la presencia de Maradona, quien era alentado constantemente por los napolitanos, la selección argentina fue local en el San Paolo y pudo conseguir una victoria por 2:0. El tercer partido del grupo, contra Rumania el 18 de junio, se disputó también en Nápoles. El partido finalizó con un empate en un gol, permitiéndole a Argentina clasificar como mejor tercero. En el partido Maradona sufrió un golpe en su tobillo izquierdo que dificultó su juego durante el torneo, ya que tuvo que ser infiltrado en todos los encuentros.

La clasificación de los albicelestes como mejor terceros produjo el encuentro en octavos de final con Brasil. El encuentro, jugado el 24 de junio en Turín, fue dominado ampliamente por Brasil, hasta que en el minuto ochenta Maradona asiste a Claudio Caniggia, quien convierte el gol. Tras la victoria, Argentina venció a Yugoslavia por penales en los cuartos de final, a Italia en Nápoles, también por penales, luego de un empate 1 a 1, en la semifinal y cayó derrotada por 1:0 contra Alemania Federal en la final de la copa. A pesar de no lucirse como en el Mundial anterior, Maradona fue premiado con el Balón de Bronce.

Tras el Mundial, Maradona despidió a su representante Guillermo Cóppola y contrató a Marcos Franchi. En la parte futbolística, la temporada 1990/1991 comenzaría exitosamente al ganar en el mes de diciembre la Supercopa de Italia. Sin embargo, no finalizaría de la mejor manera ya que daría positivo en un control antidopaje por primera vez en su carrera. El 17 de marzo de 1991, por la fecha 25º, el Nápoles le ganó por 1:0 al AS Bari con gol de Gianfranco Zola. Tras el partido Maradona fue elegido para el control antidopaje, que finalmente daría positivo por cocaína. La Federación italiana le impuso una sanción que lo alejaría de los estadios durante quince meses, sanción que fue ratificada por el Comité de Apelación.

Maradona decidió volver a la Argentina el 1 de abril, y se instaló en Buenos Aires. El 26 de ese mismo mes un operativo policial allanó el departamento que Maradona tenía en el barrio de Caballito. El jugador se encontraba con dos amigos y fueron halladas drogas en su poder, por lo que fue detenido por la policía.[28] Un día después, tras el pago de una fianza de 20 mil pesos, fue liberado. Si bien no se le inició un proceso penal, la jueza Amelia Berraz de Vidal le ordenó someterse a un tratemiento de rehabilitación.[28] La justicia italiana lo condenó, en septiembre de 1991, a 14 meses de prisión en suspenso por tenencia de estupefacientes.[29]

Mientras cumplía la suspensión y se sometía a un tratamiento de rehabilitación impuesto por la justicia, Maradona decidió participar en diversos partidos a beneficio. El que tuvo mayor trascendencia fue el realizado para ayudar a la familia de Juan Gilberto Funes, un destacado jugador de fútbol argentino fallecido el 11 de enero de ese año. Sin embargo, el 15 de abril, a horas de que se dispute este encuentro, la FIFA envió un fax a Julio Grondona, presidente de la AFA, que puso en riesgo su presencia:

"De todas maneras, y en bien de la familia del jugador fallecido, la presencia de Maradona sobre el terreno de juego junto con otros jugadores inscriptos en la AFA podría acarrear a estos últimos sanciones por parte de la FIFA, en aplicación de los Estatutos y Reglamentos."
Maradona (2000), p. 217.

Sin embargo, los jugadores decidieron que Maradona tenía que jugar ese partido, por lo que se utilizaron árbitros que no pertenecían a la AFA y se pagó la póliza del seguro. De esta forma, la AFA no estaba implicada en la organización del partido y no podían aplicarse las sanciones.

Sevilla FC (1992 - 1993)

El 1 de julio de 1992 vencía la suspensión de 15 meses impuesta por la FIFA y su pase estaba todavía en poder del Nápoles, club que buscaba su reincorporación al plantel. Pero Maradona quería alejarse de Italia, quería jugar para un club que no tuviera grandes exigencias deportivas.[30] Las primeras conversaciones para su traspaso fueron con el Sevilla FC y el Olympique de Marseille, inclinándose finalmente por el primero quien pagó la suma de 7,5 millones de dólares por el pase.[31] Pero ante la negativa del Nápoles de autorizar su traspaso, se pidió la intervención de la FIFA para destrabar el conflicto, lo que ocurrió el 22 de septiembre de 1992.

Maradona fichó por el Sevilla FC debido a la insistencia del entrenador argentino Carlos Bilardo, entonces entrenador del conjunto sevillano. Sin embargo, Maradona todavía necesitaba la autorización judicial para salir del país, debido al problema que había tenido el año anterior en su departamento del barrio de Caballito. Luego de ser autorizado por la jueza de la causa, pudo negociar su contrato y se incorporó al Sevilla una vez iniciada la Liga de la temporada. Su presentación ocurrió el 28 de septiembre en un partido amistoso contra el Bayern Múnich, equipo en el que jugaba su amigo Lothar Matthäus.

Debutó oficialmente con el conjunto sevillano el 4 de octubre de 1992, en partido correspondiente a la quinta fecha de Liga. Curiosamente, el rival del Sevilla fue el Athletic de Bilbao, el mismo club ante el que había jugado su último partido en el fútbol español ocho años antes.

Maradona fue convocado nuevamente para la selección argentina, esta vez para disputar un partido amistoso contra la selección brasileña, en el que se celebraba el centenario de la AFA. Luego fue convocado para jugar un partido contra Dinamarca, pero los dirigentes del Sevilla amenazaron con multarlo si viajaba. Sin embargo, Maradona hizo caso omiso a las advertencias y jugó igual, lo que comenzó a debilitar su relación con los dirigentes.

Durante esa época se resintió de una antigua lesión de la rodilla, por lo que en muchos partidos jugaba infiltrado. Durante el entretiempo del partido disputado con el Real Burgos Club de Fútbol el 13 de junio de 1993, Maradona pidió el cambio debido a esta lesión, pero Bilardo le pidió que continuara, por lo que el médico del plantel le aplicó tres inyecciones de un antiinflamatorio en la rodilla. Sin embargo, a los 53 minutos Bilardo decide reemplazarlo por Monchu, provocando la ira del jugador que insultó públicamente al entrenador. Este episodio terminó de romper las relaciones entre Maradona y la dirigencia.

Ese fue su último partido, ya que dos meses después volvió al fútbol argentino. Maradona jugó un total de 26 partidos de Liga, en los que marcó cuatro goles. El Sevilla acabó la Liga en séptima posición con 43 puntos, a 15 del campeón, el FC Barcelona.

Regreso al fútbol argentino y el Mundial de los Estados Unidos (1993 - 1994)

En 1993 se produjo su vuelta al fútbol argentino, esta vez con la camiseta de Newell's Old Boys. Pero en un principio las negociaciones estaban encaminadas para su regreso a Argentinos Juniors, hasta que se produjo un episodio que arruinaría la negociación y determinaría su incorporación a Newell's: fue amenazado por un grupo de barras bravas del "bicho" que exigían la entrega de 50 mil dólares.[32]

El 13 de septiembre de 1993 llegó el primer entrenamiento y 40 mil personas se habían reunido a verlo, en medio de una fiesta organizada por el entrenador Jorge Raúl Solari. El debut oficial se produjo el 10 de octubre, perdiendo 3 a 1 contra Independiente de visitante. Maradona jugaría además los partidos contra Belgrano, Gimnasia y Esgrima de La Plata, Boca Juniors y Huracán. Durante este último partido, disputado el 2 de diciembre de 1993, sufre un desgarro muscular que lo alejaría unas semanas del terreno de juego. A esta altura del campeonato Solari había dejado la conducción técnica, y su relación con el nuevo técnico, Jorge Castelli, no era buena, ya que no le permitía algunas licencias que había pactado con anterior entrenador. Ésta fue una de las razones que precipitó la ida de Maradona, cuyo último partido en el club fue un amistoso contra Vasco da Gama jugado el 26 de enero de 1994. Jugó en Newell's Old Boys cinco partidos oficiales, sin convertir goles.

El 2 de febrero Maradona agredió con un rifle de aire comprimido a un grupo de periodistas y fotógrafos que hacían guardia en la puerta de su casaquinta ubicada en Moreno y por este hecho fue condenado, tiempo después, a dos años de prisión en suspenso[33] y a indemnizar a los periodistas agredidos.[34]

Desde su regreso al fútbol, después de su primera suspensión, Maradona sólo había jugado dos partidos para la selección argentina: contra Brasil, por el centenario de la AFA, y contra Dinamarca, por la Copa Artemio Franchi, que enfrentaba al campeón de la Copa América con el campeón de la Eurocopa. Después de esos partidos, el director técnico, Alfio Basile, no lo convocó ni para la Copa América ni para las eliminatorias de la Copa Mundial de Fútbol de 1994.

Tras la derrota por 5:0 frente a Colombia el 5 de septiembre de 1993, la única posibilidad de que Argentina se clasificara al Mundial era ganando el repechaje frente al seleccionado australiano. El 23 de septiembre de 1993 Basile le pidió oficialmente que volviese a la selección, lo que sucedería el 31 de octubre en Sydney por el primer partido del repechaje. El encuentro finalizó con un empate por 1:1, siendo Abel Balbo quien convirtió el gol argentino. La revancha se jugó el 17 de noviembre en Buenos Aires, cuando el seleccionado albiceleste obtuvo la clasificación tras vencer por 1:0, con gol de Gabriel Batistuta.

Participó también en varios partidos amistosos antes del Mundial. La AFA canceló una gira que debía realizar la selección por Japón porque ese país le negó la visa para viajar por sus antecedentes con las drogas. Sin embargo se realizaron otros partidos, contra Ecuador, Croacia e Israel, que era una cábala de la selección desde el Mundial de 1986.

Al llegar a Estados Unidos, Argentina se alojó en el Babson College, lugar que la AFA había designado como base. El debut fue el 21 de junio frente a Grecia, con un triunfo por 4:0. En ese partido Maradona marcó su último gol en mundiales, culminando una jugada colectiva que incluyó sucesivos toques de los jugadores argentinos. El segundo partido, frente a Nigeria, también finalizó con un triunfo para los argentinos por 2:1. Durante este partido, Maradona fue sorteado para realizarse el control antidopaje. Durante los días previos del partido frente a Bulgaria, su representante le comunica que el control había dado positivo, lo que seguramente lo dejaría fuera del mundial. En los análisis se le detectaron cinco sustancias prohibidas: efedrina, norefedrina, seudoefedrina, norseudoefedrina y metaefedrina.[35] Fue suspendido por quince meses, por lo que tuvo que abandonar la concentración argentina.

La selección, afectada considerablemente por la pérdida, se clasificó a los octavos de final, aún tras ser derrotada 2:0 por Bulgaria, donde cayó eliminada por Rumania. Maradona argumentó que no había intentado sacar ventaja deportiva, sino que esas drogas se encontraban en un medicamento para la gripe que le dio su doctor, Daniel Cerrini. Fue en esta ocasión cuando dijo su conocida frase "me cortaron las piernas". Julio Grondona, el presidente de la AFA, culparía doce años después al jugador, manifestando que "se cortó las pierna

a 18 años de su ultimo gol

Argentina debutó con triunfo y goleada en el Mundial de Estados Unidos 1994. La víctima fue Grecia, que soportó un 4-0 lapidario. Batistuta hizo tres goles pero el más lindo fue el que anotó Diego Armando Maradona, el tercero del equipo de Alfio Basile. 

Ese gol de Diego, a los 15 minutos del segundo tiempo, cumple este jueves 18 años. ¿Cómo fue? El Diez recibió de José Chamot y trianguló con Fernando Redondo para finalizar la acción con un delicioso zurdazo al ángulo superior derecha del arquero. El festejo fue de cara a las cámaras de televisión. Fue su último gol con la celeste y blanca. 


Lamentablemente, la historia en la Copa del Mundo no tuvo un final feliz para la Argentina, que tras superar a los griegos venció a Nigeria (2-1), la tarde que la enfermera se llevó a Maradona de la mano para realizar el control antidoping que determinaría la suspensión de Diego. Luego, hubo derrota con Bulgaria y eliminación ante Rumania, en los octavos de final.  

Página creada por franquito con la colaboración de JackerD, polenta.

Es probable que este artículo contenga material de la Wikipedia este material se usa de acuerdo a los términos de la licencia libre de documentación GNU